Archivo diario: 25 abril, 2012

RAYMOND RIFE, EL CANCER TIENE CURA MEDIANTE FRECUENCIAS ELECTRICAS

El CANCER tiene CURA: PERSISTE el secuestro del conocimiento que permitiría un mundo libre del imperio de las farmacéuticas.

El microscopio de RIFE permitió curar a 16 personas con cáncer terminal: no hace falta la quimio ni la radioterapia.

RAYMOND RIFE, EL CANCER TIENE CURA MEDIANTE FRECUENCIAS ELECTRICASTodo organismo es energía, y como tal, es un campo electromagnético. A su vez, todo proceso químico sobre las células se realiza a través de frecuencias electromagnéticas.  Este conocimiento de los efectos de ondas electromagnéticas sobre el organismo humano ya era conocido en los años 30. Los nazis habían descubierto la posibilidad de manipular la mente a través de ondas electromagnéticas de alta o baja frecuencia. Pero en EEUU, en aquellos mismos años 30, el Dr. Royal Raymond Rife investigaba con intención de curar, no de controlar: demostró la posibilidad de alterar células bacterianas o virales con ciertas frecuencias eléctricas.

En 1934, un comité de investigación de la Universidad de California del Sur confirmó que Rife estaba logrando curar en laboratorio diferentes enfermedades incluido el cáncer con su tratamiento de frecuencias eléctricas. Continuó con éxito su investigación con animales y finalmente, con los doctores Milbank Johnson y Alvin G. Foord consiguió curar a 16 pacientes con cáncer terminal que habían sido desahuciados por la medicina oficial.

RAYMOND RIFE, EL CANCER TIENE CURA MEDIANTE FRECUENCIAS ELECTRICAS

Rife describió el tratamiento con su máquina de frecuencias electromagnéticas:

“Con el tratamiento de frecuencias, ningún tejido es dañado, no se siente dolor, no se oye sonido alguno, y no se siente nada. Un tubo luminoso se enciende y tres minutos después el tratamiento está terminado”[1].

Como era de esperar,  la industria farmacéutica, que no busca curar sino cronificar para seguir haciendo negocio, lo declaró enemigo número uno: Rife, que trabajaba en la Fundación Internacional contra el Cáncer fue despedido; acusado de fraude, fue perseguido ante los tribunales y desprestigiado por el mundo científico. Murió, amargado y desilusionado,  en 1971. Su máquina existe, y el tratamiento se puede conseguir, pero sólo está en manos de algunos doctores que trabajan para pacientes muy particulares[2].

Así, el cáncer tiene cura hace más de 50 años. Y está disponible, para algunos privilegiados.

  • La Reina Madre murió con 101 años
  • John D. Rockefeller murió con 97 años
  • Pinochet murió con 91 años
  • Henry Kissinger tiene 90 años

parece que el poder conserva… o es que tienen acceso a una maquinita…..

Sería interesante contabilizar el número de personas de la Élite que mueren de cáncer: si no muere ninguno es que tienen acceso a ella.

Según el Dr. Nick Begich, director del Lay Institute of Technology, hay científicos que “han conseguido aislar muchos de los códigos de frecuencia que pueden curar al ser humano y, lo que es más importante, esto se está sumando a un creciente número de importantes avances en el diagnóstico y tratamiento de numerosas enfermedades” [3].

Sólo es cuestión de tiempo, cuando los médicos pierdan el miedo y haya laboratorios dispuestos a enfrentarse a la Big Pharma, otro mundo será posible.

leer más: http://www.electroherbalism.com/Bioelectronics/RifeBare/Biography%20of%20Royal%20Rife.htm

Enviado por Carlos M.

Visita las secciones ENCUBRIMIENTOSSALUD y CÁNCER para más información relacionada

TRATAMIENTO DE CÁNCER y OTRAS ENFERMEDADES con el método PAPIMI

Una vez más traemos a DESPERTARES información sobre uno de esos métodos con el que sería posible curar diversas enfermedades como el cáncer y que, esa mafiosa y criminal industria llamada FARMAFIA en colaboración con los bien pagados farsantes a los que votamos cada cuatro años, entierran muy profundo para que no se agote su multimillonario negocio basado en la ENFERMEDAD.

Desde hace décadas diversos investigadores y científicos han demostrado la eficacia del electromagnetismo para tratar y curar todo tipo de enfermedades. El PAPIMI ha demostrado ser eficaz en desórdenes músculo-esqueléticos, dolores crónicos de cuello y espalda, fibromialgia, problemas en las articulaciones, diversos tipos de desórdenes reumatológicos, lupus sistémico, cicatrización de heridas y artritis reumatoide así como en dolencias tan dispares como el asma, las alergias, la pulmonía, el enfisema, las enfermedades obstructivas, la endometriosis, los problemas circulatorios, la hipertensión y otras patologías.

¿Por qué no hay sistemas de estas características en todos los hospitales en lugar de los criminales tratamientos quimioterapeúticos utilizados actualmente?

¿Hasta cuándo van a seguir siendo cómplices los médicos de esta mafiosa industria de la enfermedad y muerte?

DESPERTARES

Numerosas patologías -entre ellas el cáncer- pueden ser eficazmente tratadas con el PAPIMI, un dispositivo electroterapéutico creado por el investigador griego Panos T. Pappas, profesor de Física y Matemáticas en el Instituto Tecnológico del Pireo y especialista internacional en Electromagnetismo y Electrodinámica. Hablamos de un singular aparato que produce pulsos magnéticos de gran amplitud, corta duración y alto poder energético que provocan una recarga de bioenergía en las células sin que exista en el organismo aumento de temperatura y, por tanto, daño térmico.

El PAPIMI ha demostrado ser eficaz en desórdenes músculo-esqueléticos, dolores crónicos de cuello y espalda, fibromialgia, problemas en las articulaciones, diversos tipos de desórdenes reumatológicos, lupus sistémico, cicatrización de heridas y artritis reumatoide así como en dolencias tan dispares como el asma, las alergias, la pulmonía, el enfisema, las enfermedades obstructivas, la endometriosis, los problemas circulatorios, la hipertensión y otras patologías.

La eficacia terapéutica del electromagnetismo para tratar el cáncer y otras enfermedades fue confirmada hace ya años por una investigación realizada por la Universidad del Sur de California que concluyó que paquetes de pulsos electromagnéticos de nanosegundos (millonésima de segundo) pueden pasar a través de la membrana exterior de las células sin dañarlas y modificar su interior… lo que según los investigadores permite tratar de forma efectiva enfermedades como el cáncer o la leucemia. Pues bien, para aquel entonces el investigador griego ya había patentado y distribuido en los propios Estados Unidos, Canadá, México y Europa su dispositivo terapéutico.

   “El PAPIMI – afirma el propio Pappas- está diseñado para restaurar la carga iónica perdida por la célula a fin de que supere sus problemas. Con abundancia de energía interior -o bioenergía- la célula supera la dificultad eléctrica y se espera que mantenga el equilibrio de la concentración iónica, el equilibrio de potencial de transmembrana y el funcionamiento eficaz de la bomba sodio-potasio”.

Cabe agregar que el PAPIMI actúa por resonancia en la zona dañada. Es decir, el terapeuta sólo tiene que pasar la sonda del aparato por la zona, arriba y abajo, sin necesidad de que exista contacto directo con el cuerpo del paciente. Porque cuando la sonda atraviesa una zona afectada -a nivel externo o interno- se activan automáticamente los pulsos electromagnéticos y el paciente comienza a sentir como pequeños impactos internos en la zona dañada que le pueden producir una pequeña molestia soportable que afortunadamente, tras varias sesiones, termina demostrando su alto valor terapéutico.

El propio Panos T. Pappas lo explicaría en la ponencia que dictó durante el I Congreso Internacional sobre Tratamientos Complementarios y Alternativos en Cáncer que se celebró en su día en Madrid (España) bajo el patrocinio de la revista española Discovery DSALUD.

Fuente: DISCOVERY DSALUD

Visita las secciones SALUD y CÁNCER para más información relacionada