Archivo mensual: junio 2021

TOMANDO BUENAS DECISIONES: PEQUEÑOS TRUCOS

Desde DESPERTARES sabemos lo difícil que es mantenerse de pie, seguir luchando, relajarse o escoger un camino.

A través de una votación anónima, publicamos este pequeño vídeo como un regalo hecho con mucho cariño.

¿Quieres compartir alguna experiencia? ¿Sabe de otro consejo? Déjelo en la cajetilla de comentarios del vídeo o de este post.

Recuerden que la última palabra… La tienen ustedes.

Artículos relacionados: MADRE SOBREVIVE UN CANCER MUY AGRESIVO SIN QUIMIO HASTA DAR A LUZ A SU BEBE

Visita la sección AMOR INCONDICIONAL para más información relacionada

ALBA LOBERA EN ‘NAVES EN LLAMAS’: CRÓNICAS Y ANÁLISIS DESDE EL FIN DE OCCIDENTE

Agradecimientos a Despertares por su apoyo y difusión ante mi participación en otro prestigioso medio: la revista ‘Naves en Llamas’, encabezado por el también director de ‘La Tribuna del País Vasco’ ha solicitado una colaboración para un especial de verano sobre la Agenda 2030.

En este vídeo hablamos del medio, su línea editorial y se deja una pequeña pista sobre la temática del reportaje firmado.

Vídeo informativo:

Más información sobre este número y su adquisición: http://www.navesenllamas.com/2021/06/…

Naves en Llamas: http://www.navesenllamas.com/

Web La Tribuna del País Vasco: https://latribunadelpaisvasco.com/

Visita las secciones LIBROS POR LA LIBERTADCULTURA para más información relacionada

ESTADO DE ALARMA, ESTADO DE TIBURONES

Beltrot Brecht, nacido el 10 de febrero de 1898, es considerado uno de los más grandes autores de teatro alemán y además padre del teatro épico. Comenzó su carrera literaria como poeta. Tras un exilio forzado continuó con su carrera literaria y escribió una de sus mayores obras “LA VIDA DE GALILEI”.

En este cuento “SI LOS TIBURONES FUERAN HOMBRES”, descubrimos a un poeta despierto como tantos otros, haciendo una crí­tica perfecta de la sociedad en la que vivimos creada a partir de ilusiones e ideas inculcadas al ser humano desde el mismo momento en que podemos ser adoctrinados, en ese momento en el cual nuestro inconsciente asimila lo que nuestra conciencia percibe pero no retiene. Pececillos amoldados a una sociedad creada para ser consumidora de todo tipo de accesorios innecesarios para nuestra existencia. Una sociedad que anula nuestros sentimientos natos como seres humanos, el amor, el respeto, la confianza….en su lugar nos inculcan odio, miedo y rivalidad, en definitiva, nos controlan mentalmente sin que nos demos cuenta de esa manipulación.

Este breve cuento está dedicado a todas aquellas personas que como yo están descubriendo cada día, a pesar de la situación actual, sentimientos positivos y que sobre todo buscan la paz del alma. Durante este último año 2020 se nos oculta información constantemente. Los medios oficiales de comunicación se han convertido en canales de adoctrinamiento. No nos hablan de la cantidad de personas que diariamente se quitan la vida por no poder hacer frente a esta situación tan complicada, tampoco nos mencionan el mal que se les está haciendo a los niños al torturarles separándoles de otros niños y poniéndoles bozales que limitan que pueda expresarse libremente, por no hablar de la cantidad de enfermos mentales que surgirán a raíz de esta manipulación mundial.

En definitiva, sólo pretendo volver a dar voz a aquellos poetas que dedicaron su vida para dejarnos su conocimiento y que este no muera.

Noemí López

Cuento de Bertolt Brecht: Si los tiburones fueran hombres

–Si los tiburones fueran hombres –preguntó al señor K. la hija pequeña de su patrona–, ¿se portarían mejor con los pececitos?

–Claro que sí –respondió el señor K.–. Si los tiburones fueran hombres, harían construir en el mar cajas enormes para los pececitos, con toda clase de alimentos en su interior, tanto plantas como materias animales. Se preocuparían de que las cajas tuvieran siempre agua fresca y adoptarían todo tipo de medidas sanitarias. Si, por ejemplo, un pececito se lastimase una aleta, en seguida se la vendarían de modo que el pececito no se les muriera prematuramente a los tiburones.

Para que los pececitos no se pusieran tristes habría, de cuando en cuando, grandes fiestas acuáticas, pues los pececitos alegres tienen mejor sabor que los tristes. También habría escuelas en el interior de las cajas. En esas escuelas se enseñaría a los pececitos a entrar en las fauces de los tiburones. Estos necesitarían tener nociones de geografía para mejor localizar a los grandes tiburones, que andan por ahí holgazaneando. Lo principal sería, naturalmente, la formación moral de los pececitos. Se les enseñaría que no hay nada más grande ni más hermoso para un pececito que sacrificarse con alegría; también se les enseñaría a tener fe en los tiburones, y a creerles cuando les dijesen que ellos ya se ocupan de forjarles un hermoso porvenir. Se les daría a entender que ese porvenir que se les auguraba sólo estaría asegurado si aprendían a obedecer. Los pececillos deberían guardarse bien de las bajas pasiones, así como de cualquier inclinación materialista, egoísta o marxista. Si algún pececillo mostrase semejantes tendencias, sus compañeros deberían comunicarlo inmediatamente a los tiburones.

Si los tiburones fueran hombres, se harían naturalmente la guerra entre sí para conquistar cajas y pececillos ajenos. Además, cada tiburón obligaría a sus propios pececillos a combatir en esas guerras. Cada tiburón enseñaría a sus pececillos que entre ellos y los pececillos de otros tiburones existe una enorme diferencia. Si bien todos los pececillos son mudos, proclamarían, lo cierto es que callan en idiomas muy distintos y por eso jamás logran entenderse. A cada pececillo que matase en una guerra a un par de pececillos enemigos, de esos que callan en otro idioma, se les concedería una medalla al coraje y se le otorgaría además el título de héroe. Si los tiburones fueran hombres, tendrían también su arte. Habría hermosos cuadros en los que se representarían los dientes de los tiburones en colores maravillosos, y sus fauces como puros jardines de recreo en los que da gusto retozar. Los teatros del fondo del mar mostrarían a heroicos pececillos entrando entusiasmados en las fauces de los tiburones, y la música sería tan bella que, a sus sones, arrullados por los pensamientos más deliciosos, como en un ensueño, los pececillos se precipitarían en tropel, precedidos por la banda, dentro de esas fauces. Habría asimismo una religión, si los tiburones fueran hombres. Esa religión enseñaría que la verdadera vida comienza para los pececillos en el estómago de los tiburones. Además, si los tiburones fueran hombres, los pececillos dejarían de ser todos iguales como lo son ahora. Algunos ocuparían ciertos cargos, lo que los colocaría por encima de los demás. A aquellos pececillos que fueran un poco más grandes se les permitiría incluso tragarse a los más pequeños. Los tiburones verían esta práctica con agrado, pues les proporcionaría mayores bocados. Los pececillos más gordos, que serían los que ocupasen ciertos puestos, se encargarían de mantener el orden entre los demás pececillos, y se harían maestros u oficiales, ingenieros especializados en la construcción de cajas, etc. En una palabra: habría por fin en el mar una cultura si los tiburones fueran hombres.

Artículos relacionados:

LA IGNORANCIA COMO SIMBOLO DEL MUNDO

ROMPIENDO LA SEGUNDA LEY DE LA TERMODINAMICA por ARTUR SALA

QUIEN FUE REALMENTE MIGUEL DE CERVANTES

EL SENADO DE BOLIVIA APRUEBA EL USO DE DIOXIDO DE CLORO CONTRA COVID19

LA PANDEMIA CORONAVIRUS ES FALSA por el BIOQUIMICO Pablo Goldschmidt

Project camelot: la Misión anglosajona planeó el CORONAVIRUS en 2005

UGANDA: ENSAYO DE LA CRUZ ROJA DEMUESTRA QUE MMS CURA LA MALARIA EN UN DIA

Visita las secciones ARTE Y LIBERTAD y CULTURA  para más información relacionada