Archivo diario: 29 octubre, 2011

MADRE SOBREVIVE UN CANCER MUY AGRESIVO SIN QUIMIO HASTA DAR A LUZ A SU BEBE

Hemos dicho innumerables veces en esta web que existen múltiples formas de curar el cáncer que la mafia en el poder está enterrando sistemáticamente para que las masas de la población no tengamos acceso a ellas. Mientras, nos siguen ofreciendo como vil alternativa ese verdugo y aberrante negocio multimillonario llamado quimioterapia.

Sin embargo, existen otros métodos de supervivencia al cáncer tan maravillosos y loables como el amor incondicional inherente a la naturaleza del ser humano. El siguiente maravilloso caso es una muestra de ello.

DESPERTARES

Se quedó embarazada a los 41 años padeciendo un cáncer cerebral muy agresivo, su valentía y determinación la llevó a la decisión de rechazar la quimioterapia y sobrevivir por sí misma hasta conseguir dar a luz a su hija.

Stacie y su hija Dottie

Pulsar CC en el vídeo para ver los subtítulos

Stacie Crimm llamó a su hermano con una noticia asombrosa, “no te vas a creer esto”, dijo Stacie a su hermano…

Stacie reía y lloraba al mismo tiempo mientras le explicaba a su hermano que 5 tests de embarazo decían que iba a tener un bebé. Era una noticia maravillosa, aún más cuando le habían dicho que nunca podría quedarse embarazada, contaba su hermano Ray Philips (Bubba).

Sin embargo, mientras Stacie compraba la ropita del bebé que anhelaba tener en brazos ella sabía que algo no iba bien.

Ella envío 159 mensajes de texto a su hermano en los siguientes meses de embarazo. Muchos eran de felicidad, pero un día, los mensajes escalofriantes comenzaron a llegar. Ella decía que la torturaban fuertes dolores de cabeza y visión doble, mientras que su cuerpo se sacudía con temblores.

Estoy preocupada por el bebé”, ella escribió en un mensaje.

Espero vivir lo bastante para que nazca el bebé“, me decía en otro mensaje, “Bubba, si algo me pasa a mí, cuida del bebé

Inicialmente, ella y su hermano emplearon Internet para tratar de averiguar algo sobre su enfermedad. La madre soltera se había expuesto al moho mientras estaba remodelando su casa y sus síntomas parecían coincidir con los de la exposición al moho.

Con el ánimo de su familia, Stacie visitó varios médicos. En julio, un scanner CT (tomografía axial computarizada) reveló que tenía cáncer de cuello.

Ahora ella tenía que elegir entre su vida y la de su bebé. Philips dijo que le tomó sólo un instante antes de decidir rechazar la quimioterapia con la esperanza de poder tener pronto un bebé sanó entre sus brazos.

El punto de inflexión

El 16 de agosto, Stacie se desplomó en su casa de Ryan y fue trasladada al centro médico de Oklahoma.  Los médicos le dijeron que el tumor invasivo había rodeado el tronco encefálico exprimiendo lentamente la vida de Stacie.

Pero una maravillosa mañana soleada dos días después, Stacie se sintió lo suficientemente bien para sentarse en el borde de su cama en el hospital para charlar con su hermano. Ella volvió a su equipo médico en Edmond con el corazón debilitado.

A mediodía, el ritmo del corazón del bebé se desplomó, el corazón de la madre se detuvo 90 minutos después. Con un código azul, los médicos se apresuraron a reanimarla y decidieron que era mejor sacar por cesárea a la recién nacida, Dottie Mae, de apenas 1 kilo de peso.

Philips, corrió al hospital donde el bebé estaba en cuidados intensivos neonatales en un edificio separado.

Mi hermana se estaba muriendo allí mismo, ella jadeaba” , dijo “el cuerpo humano luchando con la muerte

La voluntad de una madre

La voluntad de Stacie fue tan firme que ella se quitó el ventilador y no recibió más sedación después de varios días.

Hubo una gran esperanza en ese momento“, dijo Jennifer Philips, la mujer de Ray.

Los médicos dijeron a la familia que un tratamiento podría ofrecer una pequeña esperanza para sobrevivir a Stacie al agresivo cáncer.

El cáncer era tan agresivo que había atravesado un ojo y había destruido el músculo ocular. Había paralizado la garganta, cuando ella hablaba era difícil entenderla, en la medida de que su mente seguía ahí”, decía su hermano.

Sin embargo, la mejoría de Stacie fue corta. A menudo permanecía inconsciente y no podía firmar el certificado de nacimiento de su hija Dottie. Ella no nombró al padre, de manera que el hermano asumió la tutela porque ella le dijo en numerosas ocasiones que no sobreviviría, por lo que quería que la niña se criara con los 4 hijos de su hermano y su mujer.

Creo que es un milagro y quiero hacer lo que Stacie pidió“, dijo la mujer de su hermano.

La determinación de una enfermera

El 8 de septiembre, Stacie dejó de respirar y volvió a ser reanimada. Los médicos avisaron a la familia que probablemente moriría.

Su corazón se había parado, no respiraba, estaba técnicamente muerta, pero los médicos volvieron a traerla a la vida“, decía su hermano.

Pero, Stacie aún no había sostenido en brazos a la niña a la cual había determinado dar vida por encima de la suya propia.

Ella no había tenido hasta el momento de acariciar la cara angelical de su pequeña.  Nunca había contado los pequeños y deditos de muñeca de su niña. Nunca había mirado a sus pequeños ojos azules.

Pero una tranquila y enfermera también madre, Agi Beo, no pudo soportar pensar en el dolor emocional de Stacie.

Ella se encontraba en la última fase del tumor cerebral y no había tenido oportunidad de ver a su hija“, decía Agi, “este bebé era todo lo que ella tenía en el mundo“.

Con amenaza de la muerte inminente de Stacie, Agi, junto a la enfermera Jetsy Jacob, para agilizar el cuestionario de la familia y los expertos de la salud sobre el estado de Stacie, incluyendo la infección por estafilococos. Ellas hablaron con el centro de transporte de neonatales para tratar de usar una cápsula de cuidados intensivos para trasladar a la pequeña para que la viese su madre.

Cuando su hermana recuperó el conocimiento al día siguiente, Ray le preguntó que pensaba sobre la posibilidad de ver a la pequeña Dottie, los ojos de Stacie se abrieron como platos y levantó sus manos como preguntando dónde estaba su hija.

Poco después, las enfermeras condujeron a la pequeña Dottie por el vestíbulo camino a ver a su madre. El personal médico levantó cuidadosamente el pequeño cuerpo de Dottie de la incubadora ante la expresiva mirada de su madre. Pusieron al bebé sobre el pecho de su madre, la madre y la hija se miraron fijamente a los ojos durante varios minutos. Ella sonrió a su pequeña que por fin estaba en sus brazos.

Nadie dijo una palabra, nadie podía articular palabra.

Stacie Crimm murió tres días después.

La semana pasada, Ray Philips cumplió su promesa con su hermana, una saludable Dottie de 2,5 kg de peso fue a vivir con Ray, Jennifer y sus nuevos 4 hermanos.

A la memoria de Ana Meseguer

Traducción por DESPERTARES

Fuente: NewsOK
Enviado por Moliarty

Para más información lee la categoría AMOR INCONDICIONAL